RECETA INFALIBLE PARA ADOPTAR UN NIÑO EN QUERÉTARO

¿Cuántas veces leemos títulos que parecen responder todas nuestras preguntas de manera mágica y después nos decepcionamos porque la realidad es distinta? Hoy queremos contarte que, contrario a lo que pudiera pensarse, no existe como tal una receta infalible para lograr una adopción exitosa. Cada historia es distinta y tiene factores que afectan el proceso, y cada estado de la República tiene procedimientos independientes.

Sin embargo, nosotros hemos trabajado a profundidad para crear un modelo que trabaja diversas áreas esenciales, logrando que la mayoría de las adopciones que suceden en LAN tengan excelentes resultados. Poco a poco, les iremos platicando más acerca de nuestro modelo de intervención, pero primero lo primero: EL PROCESO JURÍDICO.

Muchas personas piensan que los niños llegan a LAN, y de inmediato los asignamos a una nueva familia y todo es color rosa. Sin embargo, no es así, cada niño que llega tiene una historia, un pasado y una realidad jurídica incierta y no somos nosotros los encargados de resolver su situación legal, sino el gobierno del estado DIF (Desarrollo Integral de la Familia).

A continuación, les platicaremos brevemente que sucede (en Querétaro) antes de que pueda asignarse un niño a una familia:

1.- El DIF detecta (por medio de alguna denuncia o por investigación propia) que un niño se encuentra en alguna situación de riesgo e inmediatamente lo retira de dichos ambientes peligrosos y lo lleva a LAN (o alguna otra casa hogar del estado) en donde lo recibimos por tiempo indefinido.

2.-Posteriormente, el DIF sigue su proceso interno para realizar una valoración sobre la posible reintegración del niño a su familia biológica, en caso de que no exista alguna situación de riesgo (falsa alarma). El consejo sesiona, evalúa y toma la decisión de a) reintegrar vía administrativa, celebrando un convenio o judicial o b) Determinar el inicio del juicio de pérdida de patria potestad (que se entiende como la autoridad que tienen los padres sobre los hijos menores de edad).

3.- En caso de que se inicie el juicio de pérdida de patria potestad, se publica un edicto para que los abuelos puedan enterarse y en caso de estar interesados, presentarse en el juicio. Posteriormente inicia el juicio formal.

4.- En la primera fase, se localiza a los padres biológicos (girando exhortos, acudiendo al domicilio, publicando edictos etc.) hasta que se logra entregar la demanda en su contra, para que puedan argumentar lo que les convenga. Si no contestan se declara el juicio en rebeldía y continúa, si contestan, el juez toma en consideración su dicho (incluso en ocasiones “contrademandan” y el DIF tiene que defenderse).

5.- Posteriormente, se abre un periodo de pruebas las cuales deberán ser evaluadas muy minuciosamente por el juez para poder tomar una decisión de vida. Posteriormente, ambas partes presentan sus alegatos (argumentos de conclusión más fuertes) y finalmente el juez dicta sentencia, en la cual se puede determinar que los padres pierden la patria potestad y el niño puede ser adoptado o por el contrario que la conservan y el niño debe ser reintegrado de manera definitiva.

6.- Una vez que se dicta sentencia, se tienen 10 días para que los padres biológicos presenten un recurso en contra, siendo que, en caso de no presentarse, la resolución causa estado y se tiene por concluido el juicio. Si se presenta en tiempo y forma, se abre una nueva etapa litigiosa que puede terminar en un juicio de amparo.

Dichos casos son complicados, porque implican más tiempo. Los niños van creciendo y se reduce la posibilidad de adopción y se vuelve más difícil romper los vínculos generados con LAN. Por eso es muy importante hacer conciencia entre los jueces y magistrados, pues el destino de los niños está en sus manos y el reloj corre en su contra.

Por tanto, tal como se puede apreciar, no todo es tan sencillo, ya que se tiene que respetar un proceso jurídico valido en el cual se investiga a fondo si realmente el niño debe ser retirado de su núcleo biológico e integrado a una nueva familia o si por el contrario, debe ser reintegrado.

Mientras dicho proceso se resuelve, nosotros recibimos a los niños, los llenamos de amor y confianza y empezamos a trabajar todas las áreas de nuestro modelo para rehabilitarlos física y emocionalmente y prepararlos para enfrentar exitosamente cualquier supuesto de vida. 

Esperando que esta información sea útil, y en el entendido de que no existen fórmulas secretas, lo único que sí podemos asegurarles, es que los ingredientes que nunca pueden faltar para lograr un proceso de adopción exitoso es el amor, la plena consciencia y la paciencia.

¡Hasta la próxima Lectores Alergia!